Blog de Amigos en Ruta

Primera Visita Temática a Toledo: La leyenda de los Templarios

Club de Viajeros Amigos en Ruta en Toledo, la leyenda de los Templarios Club de Viajeros Amigos en Ruta en Toledo, la leyenda de los Templarios
Club de Viajeros Amigos en Ruta en Toledo, la leyenda de los Templarios Club de Viajeros Amigos en Ruta en Toledo, la leyenda de los Templarios
Club de Viajeros Amigos en Ruta en Toledo, la leyenda de los Templarios Club de Viajeros Amigos en Ruta en Toledo, la leyenda de los Templarios
Club de Viajeros Amigos en Ruta en Toledo, la leyenda de los Templarios Club de Viajeros Amigos en Ruta en Toledo, la leyenda de los Templarios

El pasado día 10, domingo, quedamos en la estación de autobuses de Toledo y allí nos conocimos los componentes del primer grupito del Club de Viajeros Amigos en Ruta de visita por Toledo, esta vez en la temática "La Leyenda de los Templarios".

Conocimos a nuestra guía, María, con gran experiencia en enseñar Toledo a sus visitantes y con una cercanía, disposición e ilusión que auguraba que íbamos a ver un Toledo diferente al que estamos acostumbrados.

Tras una breve exposición sobre Viajes ARCAN y su Club de Viajeros Amigos en Ruta, María tomó las riendas del grupo y realizó una pequeña y amena introducción antes de dirigirnos hacía la parada del autobús urbano que nos llevaría hasta la parte alta de la ciudad y ahorrarnos la caminata más exigente.

Toledo estaba llena de vida, el autobús comenzó a ascender por calles empedradas entre edificios de estética medieval y contrucción antigua, subían y bajaban turistas de todas las nacionalidades y al entrar en la Plaza de Zocodover, el corazón de la antigua ciudad, el jaleo era importante. El conductor nos hizo señas de que debíamos bajarnos ahí, "es donde se baja todo el mundo", "No", dijo la guía, María, nosotros seguimos que vamos al barrio del Temple.

El autobús quedó vacío y solo íbamos nosotros, apenas cien metros más adelante el autobús alcanzó su cabecera final en la parte norte del Alcazar, descendimos y una amplia escalinata daba a una balconada espectacular con vistas al Tajo, apoyados en un muerete de piedra que protegía el abismo hacia el cañón que forma el río, Maria comenzó a introducirnos en la época del siglo XII y relatarnos la leyenda de los Templarios.

Impresionante vista del Castillo de San Servando, del Alcazar y del río, pero no solo eso, minutos después comenzamos a adentrarnos por estrechas calles retorcidas, sin apenas gente más que algunos habitantes contados que saludaban a Maria a nuestro paso. Callejuelas y plazoletas con aspecto olvidado, llenas de historias, leyendas y hechos históricos que Maria iba relatando y el grupito comentábamos entre todos, misteriosas, mágicas, trágicas, conmovedoras…. todo un tesoro lo que guarda esta ciudad en cada rincón.

Gracias a ser un grupito pequeño pudimos entrar en lo que hoy es un restaurante instalado en lo que fue la casa de los Templarios de Toledo, lugar donde se daban cita y se tomaban decisiones sobre la Orden por estos lares. El interior guarda intactos y bien conservados vestigios arquitectónicos de aquella época lejana. Saludamos a la dueña del prestigioso restaurante que nos recomendó sus propios servicios, de los que no había duda que iban a ser gastronómicamente muy interesantes.

Nos fuimos adentrando en callejones y callejuelas, con mitos y curiosidades, y poco a poco fuimos acercándonos al jaleo turístico de las calles más comerciales y conocidas, hasta dar con la impresionante Catedral, y finalmente, llegar a la plaza Zocodover donde el aroma que desprendían bares y tabernas comenzaba a generar nuevas propuestas en nuestras mentes.

Tras dos horas y algo que se nos hicieron cortísimas, María llegó al final de su exposición y nos despedimos de ella, más que una guía había sido una amiga que había compartido con nosotros sus conocimientos de Toledo y los Templarios en un ameno y divertido paseo por la mañana soleada de un domingo agradable.

Pero aquí no llega el final, siempre surge la necesidad de seguir charlando y comentando sobre Toledo, sobre los Templarios y sobre próximas actividades y eventos de los que poder seguir disfrutando, así que, apoyados en la barra de un bar repleto, dimos buena cuenta de unas cervezas y un arroz que estaba delicioso.

Ahora eran varias opciones las que se presentaban, a algunos el estomago les pedía condumio, otros optaron por aprovechar la entrada libre a la Catedral y otros optaron por la vuelta a casa, de modo que nos despedimos y nos felicitamos por haber hecho de esta mañana una mañana especial, original, divertida y agradable.

Gracias a todos por asistir, nos vemos en ruta!!




Comentarios

Nuevo comentario

Nombre
E-mail
Mensaje
Introduce el código de la imagen
Reload Image